Let's talk

La lucha de España contra la gentrificación, el turismo y la globilización

10 June 2021

La primera vez que escuché hablar de la gentrificación fue en una clase en la universidad. Tras unas cuantas diapositivas, la palabra “McDonaldización” tiñó el anfiteatro de rojo y amarillo y todo el mundo se río. Nos preguntamos si nuestro profesor se había inventado la palabra, hasta que procedió a explicarla y ahí todo cobró sentido.

La “McDonaldización” es un proceso social que desemboca en una homogenización que aturde la mente, priorizando la cantidad sobre la calidad.

La siguiente diapositiva: globalización.

EL PRIMER McDONALD’S DE ESPAÑA

El primer McDonald’s en suelo español abrió sus puertas en 1981, sustituyendo una antigua joyería de la Gran Vía. Muchos vaticinaron entonces que esta gran hamburguesería marcaría el principio del fin del Madrid tal y como lo conocíamos.

En las décadas siguientes, España continuaría abriéndose a la globalización: después de casi cuatro décadas de represión dictatorial, el país se mostraba ansioso por ponerse al día con sus vecinos europeos. Sin embargo, lo hizo, manteniendo ferozmente su orgullo nacional y cultural, como se sigue palpandoa día de hoy. Sin embargo, la última y más agresiva ola de gentrificación está poniendo a prueba cuánto valora realmente España su identidad.

LA MUERTE DEL BAR ESPAÑOL…

Los lectores habituales de Madrid No Frills saben que los bares sin lujos son uno de los pilares de este blog, y mi campaña para salvarlos es constante. Sin embargo, durante los últimos tres años que llevo impulsando esta humilde causa, muchos de los bares que he documentado han echado el cierre. Todos los meses, decenas de negocios cierran sus puertas por el fallecimiento, la jubilación o el desalojo de sus propietarios, poniendo fin a los asequibles alquileres que pagaban.

El “no-frills” Bar Lozano antes de cerrar el año pasado …

Sin una ley que establezca un límite al precio de los alquileres, un bar “no-frills” no puede permitirse pagar las nuevas unidades de alquiler. Los negocios que sí pueden hacerlo son aquellos que están dispuestos a cobrar el triple por un café. La única forma de justificar esos precios es sirviendo un café “cool”, que se salga de la norma y que no pueda encontrarse en cualquier bar de Madrid. Desde servir cafés en frío hasta tés matcha orgánicos, estos nuevos negocios “cool” no hacen más que tratar de mantenerse al día con el ritmo que España ha marcado. Cada mes se vuelve todo más rápido y difícil.

…Y LA INVASIÓN DEL “SQUARE PLATE

El bar Lozano cerró, y ha abierto en su lugar un “frills” café/restaurante llamado L’Orangerie…

ANALIZANDO LA INDUSTRIA INMOBILIARIA ESPAÑOLA

Un “hogar” deja de serlo para convertirse en una “propiedad”, o aún peor, en una “oportunidad de inversión”. Este dialecto capitalista forma parte exclusivamente del lenguaje de aquellos con poder adquisitivo, lo que deja al resto atrapados en un mercado de alquiler inestable. Pero no siempre fue así.

En 1994, a muchos de los inquilinos de España se les concedió una congelación de alquiler de 20 años con la que pudieran establecer sus negocios y comunidades. El 1 de enero de 2015 finalizó la Ley de Arrendamientos Urbanos, liberando al sector inmobiliario español de sus supuestos grilletes regulatorios. Los inquilinos, que habían estado pagando una fracción de precio del mercado, se enfrentan a pagar sumas que triplican o cuadruplicanel alquiler original, o a verse desahuciados. Este último puso en marcha el fenómeno cotidiano de los desalojos en España.

La desregulación lubrica la economía.

…O eso dice el libre mercado. Sin embargo, todo lo que veo en las calles de España es que los ricos se vuelven más ricos a costa de los pobres, que a su vez se vuelven más pobres. Un ejemplo conmovedor es lo que está sucediendo en Lavapiés.

EL FIN DE LAVAPIÉS TAL Y COMO LO CONOCEMOS

Cuando me mudé por primera vez a Lavapiés hace seis años, estaba encantada con las calles en pendiente del barrio, sus bares sencillos y suss restaurantes tan populares entre las comunidades locales de inmigrantes. El azul brillante del cielo contrastaba con fachadas de tonos pastel cubiertas por flores que sobresalían de los estrechos balcones. Hoy, esos mismos balcones están cubiertos por pancartas que luchan contra los desalojos que se avecinan.

La industria inmobiliaria española es un terreno jugoso para los inversores, tanto locales como internacionales, que con plataformas inmobiliarias disruptivas como Airbnb engrasan los engranajes de esta máquina de gentrificación.

EL PROBLEMA DE AIRBNB

Plataformas como Airbnb se han aferrado a la industria inmobiliaria de “laissez-faire” española. El año pasado, solo en Lavapiés, había 2177 apartamentos listados en la plataforma. La cifra asciende a un 10 % de las viviendas del vecindario. Pero incluso con las nuevas regulaciones que restringen las estanciasa 90 días por año, muchas de estas propiedades se destinan exclusivamente al uso turístico y, por lo tanto permanecen vacías el resto del tiempo.

Aparentemente, los turistas son aún más lucrativos, un argumento que considera exclusivamenteel dinero. Esto significa que, durante los 365 días del año, 2177 apartamentos de Lavapiés están fuera del alcance de los lugareños.

Otra estadística inquietante es que alrededor de un tercio de las propiedades de Airbnb son propiedad de solo un 3 % de los anfitriones, la mayoría de los cuales pertenecen a grandes empresas. Puedes leer más aquí en un revelador artículo de Somos Malasaña. Los superanfritriones poseen cientos de propiedades y usan nombres como Leticia, Alberto y Fer, pero en realidad son grandes empresas.

Echar un ojo a las propiedades de Airbnb para ver qué casas han sido arrebatadas a los lugareños fue desgarrador. Hay tantas viviendas encantadoras de Madrid a las que se les han quitado las paredes, o incluso el ladrillo, dejándolas como una sala de exposición de IKEA. A continuación, se muestra un ejemplo de una propiedad que ya no puede ocuparun vecino del barrio. El nombre del apartamento probablemente se basa en el artículo reciente de Time Out, el que coronó a Lavapiés / Embajadores como el barrio más “cool” del mundo.

Este es un extracto de mi reacción a ese artículo de Time Out, que escribí para The Local:

El lado [de Lavapiés] que ven  muchos visitantes del barrio, y sobre el que suele escribir Time Out, no cuenta toda la historia. Mire un poco más de cerca y verá un vecindario que lucha por sobrevivir como resultado casi directo de esos recién llegados considerados “cool”. No me parece “cool”, en absoluto. Lea entre líneas y verá una comunidad que se levanta y prospera frente al racismo, la pobreza, el desplazamiento y la gentrificación. Eso sí que es “cool”.

LA LUCHA

Los inquilinos de España están contraatacando, y con cierto éxito. Además de restringir los alquileres de Airbnb a 90 días al año, el ayuntamiento anunció recientemente un plan para prohibir el 95 % de los apartamentos turísticos ilegales en la ciudad de Madrid. ¡Quizás nuestras súplicas estén siendo escuchadas después de todo!

Pero, entonces, ¿por qué seguimos viendo que hay lavanderías por todas partes conservicio las 24 horas, más adecuadas para los hoteles que para los residentes, cuya mayoría tiene su propia lavadora? ¿Y por qué parece que todavía hay más y más turistas arrastrando sus maletas por las calles de Lavapiés?

UN SIGLO DE TURISMO EN ESPAÑA

La campaña turística Visit Spain se inició en la década de 1920 con una serie de carteles elegantemente diseñados en varios idiomas europeos (fuente: El País).

El turismo ha sido una de las industrias más grandes y lucrativas de España durante décadas y no muestra signos de fatiga, aún cuando sus efectos secundarios están destruyendo las vidas de muchos vecinos. Con representantes electos que hacen poco por ayudar, la sensación en las calles es que los lugareños se están hartando de una de las molestias que mas les afecta: los turistas.

Irónicamente, no hay turistas en esta foto (ni gente , al ser agosto, pero el sentimiento anti-turista no hace más que crecer; de hecho,se pueden encontrar grafitis que leen “Tourists Go Home” (turistas, marchaos a casa) en las paredes de todo Madrid.

TURISTAS ESPAÑOLES

No olvidemos que muchos turistas locales también utilizan Airbnb. Una gran cantidad de turistas de Airbnb en España son españoles. Según Airbnb, alrededor de 2,5 millones de turistas españoles utilizarán alojamientos de Airbnb en España este verano, y muchos anfitriones de Airbnb en España serán vecinos. No son solo los turistas extranjeros que alimentan a la bestia de Airbnb; también son los habitantes locales, muchos de los cuales también son víctimas de la plataforma disruptiva.

No obstante, tenemos que ser realistas: después de más de medio siglo de campañas turísticas kitsch dirigidas por el Gobierno, los turistas no van a irse a ninguna parte y el país tampoco parece querer que lo hagan. El turismo es una industria vital para España tal como la conocemos, y esto no va a cambiar por mucho tiempo. Pero una cosa que puede cambiar es la política del Gobierno, porque no solo ha sido ineficaz en este tema durante mucho tiempo, sino que también ha sido cómplice.

¿ESTÁ EL GOBIERNO A FAVOR DE LA GENTRIFICACIÓN?

El partido político de izquierdas Podemos está presionando constantemente al PSOE de centro izquierda en el Gobierno para que implemente controles de alquiler, y aunque el Gobierno acepta que hay que abordar el tema, no se está haciendo nada al respecto. Mientras tanto, cada vez más inversores tienen la libertad de comprar las casas de las personas, y los tribunales otorgan permiso a dichos fondos buitre para desalojar a los inquilinos. Son entonces las propias fuerzas del estado las que desalojan físicamente a los inquilinos que no pueden pagar los nuevos alquileres prohibitivos; precisamente estos últimos suelen ser marginados a causa de sus ingresos, edad, situación laboral o etnia.

Rosa fue expulsada de su casa en Lavapiés a principios de este año porque no podía pagar el aumento de su alquiler de 400 a 1700 euros al mes. Esta vecina vive ahora en Barrio del Pilar, a 20 km de Lavapiés, en un piso de tres habitaciones con otros cinco miembros de su familia.

Haré todo lo posible para volver a Lavapiés. Aquí es donde nací, donde crecí. Esta es mi casa, mi barrio.

El Ayuntamiento está permitiendo que bloques de pisos como el de Rosa se conviertan en hoteles y apartamentos individuales en alquileres vacacionales. Con menos viviendas en el mercado, se exacerba la demanda de las que quedan y los alquileres suben más rápido que la inflación y los aumentos salariales. Durante todo este tiempo, el Gobierno no está abordando los crecientes mercados de alquiler ni aumentando el salario mínimo para mantener el ritmo del coste de vida.

Y no es casualidad que el proyecto de “renaturalización” de Lavapiés valorado en 250 000 € (que incluye más zonas peatonales y árboles) coincida con la inauguración de un enorme hotel Ibis en la Plaza de Lavapiés y un McDonald’s en el metro de La Latina. Estamos ante la gentrificación en plena acción, y el Gobierno es cómplice de la limpieza social de nuestros barrios.

España no quiere otro McDonald’s; ¡queremos un hogar que podamos llamar “hogar”!

¿TE AFECTAN O IMPACTAN ESTOS PROBLEMAS? ENTONCES PARTICIPA:

  • Estate pendiente de los avisos de desalojo y averigüa cuándo suceden aquí.
  • Únete a  grupos de presión o asociaciones locales contra los desalojos, problemas del vecindario y cualquier otra causa que se te ocurra. Estos son solo algunos:
  • Arrendatarios de la Unión de Madrid: @InquilinatoMad
  • Grupo anti-desalojos Madrid Centro: @PAHCentroMadrid
  • Grupo anti-gentrificación de Lavapiés: @LavapiesDondeVa
  • Grupo anti-desalojos en todo Madrid: @AlertaDesahucio
  • Grupo anti-gentrificación de Tetuán: @TetuanResiste
  • Hashtags útiles: #barriosenlucha #bloquesenlucha # argumosa11
  • Asiste a las protestas organizadas siempre que estén en marcha. Intentaré mantenerte al día.
  • Habla con tus amigos, familiares, colegas y estudiantes sobre la gentrificación, el turismo irresponsable y los diversos problemas que lo rodean.
  • Tuitea a Pedro Sánchez @sanchezcastejon y a cualquier otro político que se te ocurra.
  • Sé consciente de dónde gastas tu dinero: apoya el comercio local.
  • Si eres un turista, no te alojes en un Airbnb; busca un hotel, albergue, pensióno bed & breakfast con licencia.
  • Ponte en contacto con periodistas y comparte sus historias con ellos. Tienen una plataforma y también puedes hacer uso de ella.
  • Contáctame (Leah) y cuéntame tus historias (hola@madridnofrills.com).
  • Y, finalmente: ¡comparte, comparte, comparte!

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

SUBSCRIBE FOR

A FREE COPY OF MY

‘WEEKEND GUIDE FOR LOCALS’

 

SUBSCRIBE TO MY MONTHLY

NO-FRILLS NEWSLETTER!