Bars

Bodega Maribel: donde los parroquianos son el bar

26 September 2019

A los bares, tabernas y bodegas de parroquianos no vas, bajas. A la Bodega de Maribel se baja, aunque subas hasta Olivar, 3, su ubicación, desde la plaza de Lavapiés, por ejemplo. Allí está Maribel y los demás, sobre todo entre semana es raro el día que no ves a alguien con quien ya te habías topado en el mismo lugar. Mismo lugar, la bodega, y mismo lugar, el espacio que ese conocido ocupa en ella. Los habituales de los bares, tabernas y bodegas funcionan así, ya sabes.

Literalmente, hay vecinos del inmueble en el que se encuentra la bodega que bajan al local a tomar algo o a comprar vino, cerveza, vermú o refrescos. Aunque la literalidad se da cada vez menos, porque ya hay más turistas que vecinos en el edificio. Y el turista no hace parroquia. Lavapiés en estado (actual) puro, lamentablemente.

A finales de los años 80, Maribel llegó a Madrid desde Zamora para trabajar en el office y después en la sala del restaurante de cocina asturiana Casa Portal, situado en la esquina de la calle Olivar y la calle de la Cabeza. Un familiar del gerente del Casa Portal original abrió pronto un nuevo local con el mismo nombre en Retiro y, entonces, el administrador del local de Lavapiés decidió recuperar para este el nombre histórico del establecimiento, Casa Lastra, que fue fundado en 1926. Maribel se quedó en el resucitado Casa Lastra, que siguió sirviendo especialidades asturianas, hasta 1997, cuando se quedó embarazada por primera vez.

Maribel volvió al trabajo fuera de casa a principios del s. XXI, pero ya no lo hizo como camarera de Casa Lastra sino como dependiente de la bodega aneja al restaurante, en un local que había sido una cacharrería durante décadas. Y en ese periodo, que se prolongó hasta principios de la segunda década del siglo actual, fue cuando Maribel se dio a conocer a fondo en el barrio. Pero entonces, los propietarios de los locales de Casa Lastra y la bodega subieron el precio de los alquileres y los inquilinos decidieron echar el cierre a ambos negocios.

En 2015, Maribel se atrevió a asumir el alquiler y la gestión de la bodega, hasta ese momento sin nombre, curiosamente, y la llenó de sí misma, sus tapas, su forma de hacer, sus precios. Y lo que irradia la bodega en esta última etapa es lo que ha atraído a una comunidad de fieles que queda, celebra o termina donde Maribel.

La comunidad hace más cosas: aquí los parroquianos se remangan y un día aparecen con un rótulo de Bodega Maribel de regalo para la jefa, una semana se turnan para sustituirla para que se tome unos días de descanso extra, un mes organizan una exposición para que no decaiga… Las redes sociales de Bodega Maribel las lleva porque sí una parroquiana. Y así todo.

Los de Microplán Madrid nos pasamos mucho por la bodega de Maribel. Una de las visitas guiadas para los vecinos de aquí que más nos gusta organizar (a eso nos dedicamos, además de a la comunicación) tiene por título CHATOS Y ESTUPEFACCIONES. Consiste en una ronda de chatos por el Madrid de verdad. Entre chato y chato, enseñamos espacios, monumentos, grafitis y detalles insólitos de Lavapiés, La Paloma y La Latina.

En esa ruta, Maribel les sirve unos chatos bien generosos a los participantes con su tapa de tortilla, crema de cabrales o empanada correspondiente, por supuesto. Incluso a quienes en principio les vemos cara de sentirse fuera de su zona de confort al entrar a la bodega (que mucha gente se ha acostumbrado a la estética aséptica de las franquicias y a la estética retro inventada de los bares y restaurantes hípsters y pijos y la decoración de los locales de siempre les parece de otro mundo) les brota la sonrisa de estar a gusto al cabo de unos minutos.

También somos parroquianos de Bodega Maribel en nuestros ratos libres. Si tú lo eres, nos hemos visto y, si acabas siéndolo, nos veremos. Si no hemos brindado, brindaremos. ¡Salud desde aquí!

INFO

  • Microplán Madrid helps locals get to know their own city through local tastings, tours and lectures. Take their hand and explore Madrid’s ghosts, questionable architecture, no-frills food and bars (just like Bodega Maribel) and peculiar histories of Madrid, meanwhile stepping off the beaten path in good company of fellow locals.
  • Discover the next Microplán here and book your next Micro-adventure with Adrián!

This article was written by Adrián Pinar, the founder and lead adventurer of Microplán Madrid. Follow him and his growing team of local explorers on Facebook, Twitter and Instagram to discover corners of this city you had no idea existed and – trust me – you’ll learn a lot!

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WANT A FREE COPY OF MY WEEKEND GUIDE?

Enter your email and I’ll send it to you this very minute…

 

SUBSCRIBE TO BE IN MY NO-FRILLS NEWS LOOP

Delivered directly to your inbox once a month…